📸: El Economista

Redacción

El artista zacatecano Manuel Felguérez, Medalla Bellas Artes en 2016, falleció la noche del domingo a los 91 años. Así lo confirmó la Secretaría de Cultura y su titular Alejandra Frausto.

“Anoche murió el maestro Manuel Felguérez, artista total de México. Su legado es vasto y diverso, su obra, reconocida mundialmente, nutrió la obra de otros artistas. Generosa y extraordinaria persona, entrañable. Mi sentido pésame y acompañamiento a su familia, en especial a Meche”, escribió Frausto a través de su cuenta de su cuenta de Twitter.

Felguérez (1928-2020) fue uno de los autores más reconocidos de la Generación de la Ruptura, un movimiento que surgió en la década de 1950 con un grupo de jóvenes que criticaba el nacionalismo y tuvo entre sus detractores al muralista David Alfaro Siqueiros.

Siqueiros, militante del Partido Comunista Mexicano, y otros muralistas como Diego Rivera y José Clemente Orozco desdeñaron la propuesta artística de los integrantes del grupo, formado por Lilia Carrillo, Vicente Rojo, Fernando García Ponce y Alberto Gironella.

“Participé en todos los líos de aquellos años 60 y 70 (del siglo pasado) peleando por un lugar para nuestra propia visión del arte y del mundo”, sostuvo el pintor en febrero de 2016 cuando recibió la Medalla Bellas Artes.

De acuerdo Alfonso Vázquez, director del Instituto Zacatecano de Cultura (IZC), el pintor y artista plástico murió por COVID-19.

Tras dar positivo a la prueba el creador se rehusó a ser hospitalizado y falleció en su casa en la Ciudad de México cerca de la media noche de ayer.

Aunque Felguérez fue uno de los máximos exponentes del arte abstracto en nuestro país y uno de los artistas de mayor valía en la plástica contemporánea, salió de su natal Zacatecas al morir su padre y fue en la Ciudad de México donde decidió ser pintor, ingresando en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado y después a la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Más tarde ingresó a la Academias Grande Chaumier y Colarossi, en París, Francia, gracias a una beca que le brindó el gobierno de dicha nación, convirtiéndose en discipulo del escultor francés de origen ruso Ossip Zadkine, formado en el cubismo.

La Ruptura incorporaba valores más cosmopolitas, abstractos y apolíticos en su trabajo y pretendía llevar su temática y estilo más allá de los límites impuestos por el muralismo y sus ramificaciones.

Con información de SinEmbargo/ EFE