Miercoles

19 de Diciembre del 2018

Entre porros, paros y marchas, ¿qué pasa en la UNAM?

Entre porros, paros y marchas, ¿qué pasa en la UNAM?

El miércoles 5 de septiembre comenzó con el -casi oficial- paro general al que se han unido la mayoría de facultades, preparatorias, colegios y escuelas de la UNAM, en respuesta a la agresión de grupos porriles, a estudiantes que se manifestaban pacíficamente en la explanada de la Torre de Rectoría.

En redes sociales circulan imágenes y videos que dan cuenta de la agresión de la que fueron víctimas los universitarios quienes fueron atacados con cohetones, bombas molotov, piedras, palos, petardos y otros objetos, violencia que hasta el momento ha dejado seis heridos de gravedad.

Los atacantes fue un grupo de “jóvenes”, la mayoría de ellos con el rostro cubierto y portando jerseys de futbol americano con el escudo de la UNAM, quienes operaron el violento ataque contra los estudiantes que se encontraban en la explanada.

Tras el ataque, Facultades, colegios y preparatorias de la UNAM en repudio al acto anunciaron el paro de actividades.

En tanto, Enrique Graue suspendió una conferencia de prensa que tenía programa y hasta el momento –de manera oficial- no existe una respuesta del rector de la máxima casa de estudios, salvo comunicados y declaraciones repudiando la violencia.

El origen

El conflicto comenzó a gestarse desde el pasado 27 de agosto, en el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) de Azcapotzalco, cuando estudiantes tomaron las oficinas administrativas exigiendo la renuncia de la directora del plantel, María Guadalupe Patricia Márquez Cárdenas, la asignación completa de profesores para cada grupo, el respeto del programa de apoyo de egreso del estudiante y la justificación del presupuesto asignado al plante, entre otras cosas.

Tres días después, el 30 de agosto, la directora del plantel presentó su renuncia pero el paro no se levantó, se nombró como sustituto a Benjamín Barajas Sánchez, quien era el director general del Colegio de Ciencias y Humanidades, sin embargo un día después (el 31) se nombró otro director, aunque, nuevamente, los estudiantes no levantaron el paro.

Los estudiantes convocaron una marcha para el lunes 3 de septiembre, misma que llegaría a la explanada de la Rectoría de la UNAM.

La marcha avanzaba de manera pacífica y a la misma se unieron estudiantes del CCH Oriente, quienes gritaban consignas para exigir justicia para Miranda Mendoza, una estudiante que fue secuestrada y asesinada el pasado 20 de agosto.

Ya en Rectoría, entró el grupo de porros a romper la manifestación dejando a su paso varios estudiantes lesionados, algunos de gravedad.

Por los hechos ocurridos, tres grupos fueron señalados como los responsables del conflicto: “Treinta y Dos” del CCH Azcapotzalco, “3 de Marzo” del CCH Vallejo, y “Federación de Estudiantes de Naucalpan”, organizaciones ya reconocidas y que tiene la finalidad de desestabilizar y generar conflictos, con la finalidad de que se justifique el uso de la fuerza pública.

Por su parte, el rector de la UNAM, Enrique Graue, reprobó la violencia ocurrida contra los alumnos que realizaban una protesta pacífica en la explanada de la Rectoría.

Asimismo, Enrique Graue afirmó que ya tienen “evidencias” en contra de los tres grupos porriles que intervinieron en las agresiones. También indicó que 18 personas serán expulsadas de la UNAM y reportadas ante las autoridades de la Procuraduría de Justicia de La Ciudad de México.

Hasta el día de hoy, hay 41 planteles en paro de 48 a 72 horas.

Destaca que durante las agresiones no hubo intervención alguna de elementos de seguridad pesé a que la trifulca duró alrededor de 45 minutos.

Finalmente y hasta el momento, la UNAM se ha limitado a condenar y reprobar lo sucedido y aseguró que las agresiones irrumpen de “manera injustificada” en la vida universitaria y en el proceso interno para la solución de las diferencias entre los universitarios.

0 Comentario(s)

Artículos sugeridos