Redacción

Mario Bracamonte González, delegado con funciones de presidente de Morena en Puebla, desconoció el comunicado emitido por Alfonso Ramírez Cuéllar, nuevo líder interino nacional y afirmó que no ha sido destituido.

Desde sus redes sociales el enviado por Yeidckol Polevnsky calificó de apócrifo el documento presuntamente enviado por el Comité Ejecutivo Nacional (CEN).

Incluso se dijo respetuoso de las decisiones de los órganos de dirección de su partido, no obstante, consideró que el documento proviene de “voces interesadas” que buscan relevarlo de su puesto.
Por ello dejó en claro que no ha recibido ninguna notificación oficial sobre las decisiones tomadas en el Consejo Nacional de Morena, agregando que la suspensión de delegados no ha cumplido con el proceso estatutario por lo que seguirá ostentando el cargo de delegado con funciones de presidente estatal.

La verdad es que ninguna resolución en tal sentido ha sido notificada y que, aunque corre en redes un documento que, de no demostrarse lo contrario, es apócrifo, no se ha cumplido el proceso estatutario. Morena no puede quedar sin dirigentes. No es la ambición lo que me mueve y de ello hablan mis actos, permaneceré al frente del partido sirviendo a su militancia.

Finalmente, dijo que se mantendrá a la espera de los resolutivos oficiales de la nueva dirigencia nacional.