Poco después del fail con la reseña de la presentación del libro de Héctor de Mauleón, la cual fue ampliamente celebrada por su directora Sanjuana Martínez pese a que estaba plagada de juicios de valor, la agencia de noticias del estado mexicano, Notimex, volvió a errar dejando ver su preferencia por los protagonistas de la Cuarta Transformación.

El nuevo “enredo” fue causado por Marcelo Ebrard Casaubón, secretario de Relaciones Exteriores, quien está en Estados Unidos, alistándose para la reunión de este miércoles la cual podría detener el amago de Donald Trump de imponer el 5 por ciento en aranceles a todos los productos mexicanos.

En un tuit el exjefe de gobierno de la Ciudad de México, escribió “Desde Washington les informo que hemos avanzado en reuniones con miembros del gabinete, Think thanks, sector privado y especialistas”.

El error de su mensaje fue en “Think thanks” cuando el término que en realidad estaba buscando es “Think tanks”, “tanques del pensamiento” —como se traducirían literalmente—.

Con Think tanks el canciller se refería a los centros de reflexión o institutos de investigación que tienen bastante peso e incidencia en las políticas públicas.

Su tuit rápidamente se convirtió en tema de conversación en redes sociales y medios, mientras algunos escribían sobre la declaración otros se centraban en el error de dedo.

Sin embargo la agencia de gobierno optó por la traducción e interpretación “en positivo” de lo que quiso decir al escribir, por lo cual lo tomó como un “piensa, gracias”.

A partir de ahí, la nota que presentó la dependencia que encabeza Sanjuana Martinez no solo modificó las palabras del canciller, sino que modificó la información hasta darle sentido.

“El canciller mexicano precisó con palabras en inglés (piensa, gracias), refiriéndose a que las autoridades estadounidenses piensen bien lo que más les convenga para ambos países”

Por las burlas, el canciller en otro tuit reconoció su error y volvió a escribirla, eliminando la “h” de “Think thanks”.

Mientras Notimex simplemente borró la nota.

Más tarde,  la agencia publicó una nueva nota: “Ebrard rectifica en Twitter y ofrece disculpas ‘Fue error de dedo’”, dejando de lado su responsabilidad por la distorsión de la información.