📸: Twitter @SaroOscar

Los murales en los barrios y unidades habitacionales son expresión de una cultura marginal, que no tiene cabida en la intelectualidad. No está bien.

Refleja la vida cotidiana, lo problemas, inquietudes, aspiraciones de un sector de la sociedad que ha encontrado en los murales el vehículo para expresar su cultura.

Las principales ciudades del mundo han vestido y dignificado espacios olvidados y deteriorados por el “progreso” con movimientos de muralistas que expresan el sentir social.

Embellecen espacios maltratados por el desarrollo. Y comunican aspiraciones y necesidades.

En Puebla, en las juntas auxiliares La Resurrección y San Andrés Azumiatla, además de la Unidad Habitacional La Margarita se ha logrado que 95 murales de 42 artistas sean expresión del proyecto Ciudad Mural en Puebla.

Pero, en el mismo proyecto, valdría la pena que en los barrios coloniales de Puebla se dignificarán de otra manera las añejas construcciones que dan sentido a la Puebla colonial. 

Una pared antigua, merece otro trato, así como el artista urbano merece un mejor espacio para vaciar sus inquietudes artísticas.

Analco, Xonaca, El Alto, no son muros para la pintura.